cómo atar lechugas

cómo atar lechugas

cómo atar lechugas cultivar lechugas es una experiencia muy gratificante, ya que además en pocas semanas sabremos que estarán listas para su consumo.

cómo atar lechugas
cómo atar lechugas

Pero a veces es importante atarlas antes de cosechar para que la cabeza se desarrolle bien y la planta tenga mejor aspecto.

Por eso explico aquí cómo y cuándo atar la lechuga. De este modo, podrá obtener excelentes cosechas.

Si quieres saber cuándo y cómo plantar lechugas, te lo explicamos con detalle aquí.

Características de la lechuga

En primer lugar, es importante conocer las características y los cuidados que necesita la lechuga para una buena cosecha.

Atar la lechuga es sólo una parte de los cuidados necesarios para que crezca bien.

La lechuga es una hortaliza que pertenece a la familia de las compuestas como la escarola, la alcachofa, el cardo, etc. Es ideal para los que se inician.

Es ideal para los que se inician en el mundo de los muertos urbanos.

Veamos las características que hacen que la lechuga sea especialmente adecuada para los principiantes:

  • Es una planta que no requiere muchos cuidados y que no se ve muy afectada por las plagas.
  • El ciclo de crecimiento y desarrollo es corto. Se puede cultivar y cosechar en poco tiempo, lo que permite combinarla con otras hortalizas de ciclo más largo para aprovechar mejor el espacio. Además, aprenderás todo lo que necesitas saber sobre el mundo de la jardinería urbana.
  • Puede combinar diferentes variedades para obtener cosechas de diferentes especies a lo largo del año.
  • Es una planta que se adapta muy bien a los contenedores. Se puede cultivar no sólo en el suelo sino también en algunos contenedores.

Requerimientos

Veamos cuáles son las condiciones más importantes que necesita la lechuga para desarrollarse en buenas condiciones.

Como ya hemos mencionado, el atado de la lechuga es una etapa en la que tiene todas las condiciones para desarrollarse bien.

Veamos qué tipo de riego necesita.

Es un riego moderadamente exigente, sobre todo a la hora de formar la cabeza.

Cuando la lechuga tiene que formar la cabeza, necesita más agua.

Una vez que la cabeza se ha desarrollado, el riego es medio.

En cuanto a los nutrientes, la lechuga, como todas las hortalizas de hoja, necesita nutrientes para crecer.

Por lo tanto, es aconsejable abonar durante el desarrollo de los cogollos. Si se trata de un abono orgánico no químico, aún mejor.

Para sustrato es nacesario 3 litros de volumen para que drescan bien.

Esto significa que necesita un espacio exclusivamente para sí misma para no competir con otras plantas por el color de los nutrientes.

Cultivo de la lechuga

Es habitual utilizar un semillero, aunque también es posible con la siembra directa.

Si el plantón se siembra directamente, se debe ralear un poco para que haya un espacio de unos 20-30 cm entre las plantas.

Si tiene que trasplantar la plántula a un contenedor permanente, el momento adecuado es cuando la planta tenga unas 4-5 hojas verdaderas.

Se trata de hojas que ya están completamente desarrolladas y que no pertenecen a la planta original.

La lechuga tardar más o menos unas 5-10 en poder ser cosechada.

La cosecha continua es posible cortando tantas hojas como sea necesario y utilizando diferentes métodos de poda.

Especialmente durante la temporada de calor, la lechuga puede dispararse o subir.

Esto significa que la lechuga florece y las hojas se vuelven mucho más duras y tienen un sabor amargo.

Las hojas con esta textura y sabor no son comestibles y hemos perdido la cosecha.

Si quieres cultivar lechugas durante todo el año, tienes que plantarlas por etapas.

Las plantas retiradas durante el aclareo se guardan en macetas más pequeñas hasta que llega el momento de plantar una nueva tanda de lechugas.

Los cepillos a raíz desnuda también pueden utilizarse para guardarlos en un recipiente con agua durante unos días para su posterior trasplante.

Aunque ya hemos mencionado que se trata de cultivos que normalmente no son atacados por plagas, las más comunes son

  • Caracoles y babosas: Como tienen un alto contenido de humedad, hay que recogerlos manualmente o atraparlos con trampas de cerveza.
  • Hongos: Aparecen cuando hay demasiada humedad. Lo mejor es retirar las zonas afectadas y favorecer la ventilación.
  • Pulgones: Los pulgones pueden aparecer cuando hay un exceso de nitrógeno. Se pueden controlar con estiércol de ortiga o con insecticidas para plantas.
    Aves: Lo mejor es cubrir las lechugas con una red.

¿Cuándo hay que atar lechugas?

Las lechugas crecen rápidamente: están listas para ser cosechadas unos tres meses después de la siembra.

En general, dejamos las lechugas a su aire. Mientras tengan agua y los nutrientes necesarios, cuando los pruebes, sabrás que están deliciosos.

Sin embargo, hay algunas variedades, como la romana, que necesitan ser atadas 5 o 6 días antes de la cosecha.

¿Por qué hay que atar lechugas?

Al atar los cogollos, se consigue un mejor desarrollo del cogollo y al mismo tiempo se blanquean las partes que están cubiertas por el sol.

Pero si te interesan más las hojas que el cogollo, el atado no es importante.

El atado es muy sencillo: con un cordel o incluso con una goma, se atan las hojas.

Las sujetamos con las manos, como hacemos con una coleta, y pasamos el hilo o la goma por las hojas. Luego dejamos las plantas así durante unos días.

Sin embargo, es muy importante cubrirlos con un plástico, por ejemplo, si se prevé lluvia, ya que de lo contrario podrían dañarse. También puedes utilizar cubos.

¿Y ahora sabes por qué atas las lechugas juntas? ¿Has hecho esto antes? En fin, espero que este artículo le haya sido útil.

 

cómo hacer un invernadero casero

 

 

 

2 comentarios en «cómo atar lechugas»

  1. Pingback: 1. Caldo Bordelés
  2. Pingback: 1. Manzana royal gala

Deja un comentario