Hortalizas de raíz

hortalizas de raíz

Las hortalizas de raíz son hortalizas cultivadas por sus raíces, que, como su nombre indica, son comestibles.

Las raíces pueden variar considerablemente en forma, color y sabor.

Las zanahorias son muy largas y anaranjadas, mientras que las cebollas son muy redondas.

Hortalizas de raíz
Hortalizas de raíz

¿Cómo se cultivan?

Si quieres tener alguna de estas plantas, es muy importante tener en cuenta sus necesidades nutricionales.

Para que se desarrollen normalmente, el entorno en el que crecen debe ser fértil.

Cultivo de hortalizas de raíz

Las hortalizas de raíz son un cultivo que, a diferencia de la lechuga, por ejemplo, crece mucho mejor cuando se mantiene en un entorno fértil,

Crecen mejor cuando se cultivan en el suelo o en macetas muy profundas.

Es posible mantenerlas en macetas más anchas que altas, pero no es aconsejable porque las raíces no crecerán lo suficiente y, por tanto, la cosecha no será la esperada.

Por ello, es necesario hacer algunos preparativos antes de cultivarlas.

De este modo, las plantas crecen con vigor y las raíces son de gran calidad. Sin más preámbulos, veamos cómo cultivarlas:

Siembra

 

Estas plantas se suelen propagar por semillas en primavera.

Lo ideal es ponerlas en bandejas de siembra (comprar aquí) para mantenerlas controladas, con sustratos como el mantillo (comprar aquí), o si se prefiere, uno para jardinería urbana (comprar aquí).

Con cualquiera de ellos, nuestras plantas pueden crecer bien en las primeras semanas, ya que son suelos que absorben agua y la almacenan durante un tiempo, y sus nutrientes son absorbidos por las raíces.

El paso a paso a seguir es el siguiente:

  1. Primero llene la bandeja con abono.
  2. A continuación, riegue a fondo.
  3. A continuación, coloque una o dos semillas en cada bandeja.
  4. A continuación, cúbrelos con un poco de tierra.
  5. Por último, coloque el semillero en sombra parcial o a pleno sol.
    OPCIONAL, pero muy recomendable: Coloque el semillero en una bandeja más grande sin agujeros.  De este modo, al regar, basta con verter el agua en la última bandeja y las semillas permanecerán protegidas y en su sitio.

Trasplante

El trasplante debe realizarse en cuanto se vean salir las raíces de los agujeros en el semillero.

Esto es cuando las plantas ya tienen 3 o 4 pares de hojas verdaderas (pero en algunos casos es antes, por lo que es aconsejable comprobarlo de vez en cuando).

No trasplante demasiado pronto, ya que las raíces aún tiernas podrían resultar dañadas.

Para retirarlas del semillero, basta con regarlas a fondo el día anterior o la mañana siguiente y retirar las plántulas.

Si las has colocado en una bandeja de semillas, puedes empujarlas con los dedos de una mano para que prácticamente salgan solas.

Si está en una maceta, puedes darle la vuelta y sacar la planta.

También puedes golpear los lados de la maceta para que la tierra se “afloje” por los lados y la planta pueda salir.

Ahora tienes dos opciones: Puedes plantar la planta en una maceta o ponerla en el suelo.

…en una olla más grande

Si quieres cultivar tus hortalizas de raíz en una maceta, ésta debe ser profunda.

Pero ten cuidado: no debes ponerlo ahora en una maceta grande, porque podría morir por exceso de humedad.

Para conseguirlo, tendrás que trasplantar la planta varias veces poniéndola en una maceta cada vez más grande.

Hazlo del siguiente modo:

  1. Primero llene la maceta con abono universal o mantillo.

  2. Entonces, riégalo.
    A continuación, haz un agujero en el centro con los dedos, por ejemplo.

  3. Luego pon la planta.

  4. Por último, termina de llenar la olla y riega de nuevo si es necesario.

  5.  

    oloque la planta en el exterior en un lugar donde esté expuesta a la luz del sol.

…al huerto

Si quieres cultivar hortalizas de raíz en tu huerto, sigue estas instrucciones paso a paso:

El primer paso, y el más importante, es preparar el suelo. Eliminar las piedras y las malas hierbas y abonar con estiércol de animales herbívoros (por ejemplo, estiércol de pollo o de vaca, si es posible cuando está seco).  

 

A continuación, mezcla el estiércol bajo la tierra con un rastrillo y nivela un poco la tierra.

 

Ahora es el momento de instalar el sistema de riego, y recomendamos un sistema de goteo para aprovechar al máximo el agua.

El siguiente paso no es obligatorio, pero sí muy recomendable, que es instalar una red antihierbas (cómprala aquí).

Esto evitará que las malas hierbas crezcan entre sus plantas.

A continuación, planta tus plantas a unos 20 cm de distancia, en hileras con una separación mínima de 30 cm.

Por último, el agua.

Cuidados y mantenimiento de las plantas

Una vez que están en sus macetas o en el suelo, hay que cuidarlas.

Las hortalizas de raíz suelen crecer lentamente, pero esto no significa que no necesiten nutrientes o agua.

Para que no les falte de nada, hay que realizar una serie de tareas:

  • Riego: La frecuencia del riego depende de muchos factores, por ejemplo, del clima. En climas más cálidos y secos, el riego debe ser frecuente, pero si llueve con regularidad, no es necesario regar mucho.                        

  • En caso de duda, compruebe la humedad del suelo con un medidor de humedad o clavando un palo de madera en la tierra.

  • Abonado: Es muy recomendable abonar las hortalizas de raíz durante toda la temporada, siempre con abonos orgánicos como el guano (comprar aquí), el compost o el estiércol de vaca.

 

Prevención de plagas:

el uso de trampas adhesivas amarillas (comprar aquí) y azules (comprar aquí),

así como un tratamiento preventivo con tierra de diatomeas (espolvorearla alrededor y ocasionalmente sobre la planta, que puedes comprar aquí).

El uso de tierra de diatomeas ayuda a protegerlas de muchos insectos potencialmente peligrosos, como los pulgones, las cochinillas y los ácaros.

 

Eliminación de las malas hierbas:

no sólo porque compiten con las hortalizas de raíz, sino también porque pueden convertirse en un refugio para los insectos que pueden convertirse en plagas.

Tipos de hortalizas de raíz

Hemos hablado del cultivo y del cuidado, pero… ¿qué son las hortalizas de raíz? ¿Y cuándo se siembran? A continuación, una lista de algunos de ellos:

Apio

 

El apio, cuyo nombre científico es Apium graveolens, es una planta de unos 30 centímetros de altura que se cultiva principalmente por su raíz.

La raíz es grande, de unos 20 centímetros, y bulbosa.

La época de siembra ideal es el invierno, pero puede cultivarse durante todo el año.

Ajo

 

El ajo, cuyo nombre científico es Allium sativum, es una planta bulbosa perenne que puede crecer hasta 30 centímetros de altura.

Sus raíces alcanzan al menos 50 centímetros de profundidad, por lo que necesita tierra o una maceta muy profunda.

La cebolla está dividida en muchos segmentos comestibles o vainas. Se siembra en invierno (de mediados a finales de invierno).

Batata

Las batatas son raíces aptas para su consumo
Hortalizas de raíz

La batata, cuyo nombre científico es Ipomoea batatas, es una enredadera de hoja perenne que puede crecer hasta 4 metros o más de altura. 

Suele florecer de color púrpura en primavera, pero lo que nos interesa son las raíces: Son alargadas y gruesas.

Se siembra en primavera.

Cebolla

La cebolla, cuyo nombre científico es Allium cepa, es una planta bulbosa herbácea bienal.

Puede crecer hasta 150 centímetros de altura y forma un bulbo comestible de unos 4 centímetros de diámetro en su primer año de vida.

Al igual que el ajo, se siembra en invierno, pero también puede sembrarse a principios de la primavera.

Puerro

El puerro, cuyo nombre científico es Allium ampeloprasum var. porrum, es una planta herbácea bienal que alcanza un metro de altura.

Produce un pequeño bulbo blanco con sabor a cebolla y se siembra en invierno.

Rábano

El rábano, cuyo nombre científico es Raphanus sativus, es una planta anual o bienal que crece entre 20 y 100 centímetros de altura.

Forma raíces pivotantes que se consumen como verdura.

Se puede cultivar durante todo el año, aunque es aconsejable sembrar más en primavera.

Zanahoria

La zanahoria, cuyo nombre científico es Daucus carota, es una planta herbácea.

Dependiendo de la variedad, desarrolla una raíz de color naranja, amarillento, blanco o púrpura con una forma polar típica.

Para una cosecha perfecta, se recomienda sembrar las semillas a principios de la primavera.

Como puede ver, hay una amplia gama de cultivos de raíces.

Su cultivo es sencillo, pero esperamos que este artículo le haya sido útil para cultivar raíces sanas.

 

 

 

La Annona (Annona squamosa)

 

¿Cuándo y cómo atar lechugas? Los mejores consejos

Siete consejos para jardinería en el patio

1 comentario en «Hortalizas de raíz»

Deja un comentario